"Gracias a la Junta de Beneficencia recuperé mi visión"

"Gracias a la Junta de Beneficencia recuperé mi visión"

E-mail Imprimir PDF

 

gudeliaGudelia Espinoza, tiene 42 años y es una humilde madre soltera de cuatro hijos, quienes viven en el cantón Oña de la Provincia del Azuay, donde se dedica a la agricultura y a tejer para sustentar a su familia.

Recuerda que a mediados del mes de agosto, se acercó a limpiar los restos de una basura que había sido quemada y al agacharse sintió que algo le cayó en su ojo izquierdo, provocándole un dolor muy fuerte. "Creí que era una chamiza que me había caído y me limpié, pero el dolor y ardor no me pasaba, luego fui a mi casa, me puse sábila y jugo de zanahoria porque mi visión estaba borrosa, pero no me aliviaba, al contrario pasaron los días y mi dolor y mi falta de visión aumentaban", comentó Gudelia.

Su vecina la llevó al oftalmólogo, quien le diagnosticó desprendimiento de retina. "Sentí que el mundo se me caía y que me iba a quedar ciega. Una señora me vio llorando, me consoló y me dijo que eso curan en el Hospital Luis Vernaza de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, me operaron y estoy muy bien", expresó.

El 28 de agosto, Gudelia llegó al Hospital Luis Vernaza donde fue recibida por la Trabajadora Social, quien procedió a canalizar las consultas y el viernes 2 de octubre fue intervenida exitosamente por el Dr. David Cevallos, retinólogo del Hospital.

Luego de revisar su caso y condición económica, los costos de su atención, tratamiento, exámenes y medicinas lo absorbió la Junta de Beneficencia de Guayaquil.

Gudelia salió triunfadora de la operación y fue así como los días tristes y oscuros por los que pasó, se tornaron alegres. Ahora, anhela regresar a casa a seguir cuidando de sus hijos, a labrar la tierra y seguir trabajando para sacar adelante a su familia.

"Mi estadía aquí ha sido difícil porque estoy lejos de mis hijos, pero ahora me está acompañando mi hermana en el albergue Rosa Eva Aguilar, donde he permanecido desde que llegué. Ella me cuida y me acompaña a las consultas, hasta que el médico me diga que puedo viajar. Estoy viendo de a poco y me siento más tranquila porque tengo la fe que voy a recuperar mi visión, según me indicó el médico", concluyó Gudelia.

Share
 

Boletín de Noticias

Suscríbase a nuestro boletín mensual